AMSTERDAM: CULTURA, AMBIENTE, BICICLETAS, AGUA…

Inicio/Gastronomía, General, Rincones, Viajes/AMSTERDAM: CULTURA, AMBIENTE, BICICLETAS, AGUA…

AMSTERDAM: CULTURA, AMBIENTE, BICICLETAS, AGUA…

                                                   

                                                        Ámsterdam es una ciudad, son muchas ciudades en una sola.

Cuando en un si bemol de Jacques Brel,

llegué a Mademoiselle Ámsterdam…”  ( Joaquín Sabina)-

Esta atractiva ciudad son varias ciudades en una; es una y es diversa;  uniformada, pero desperdigada; maravillosa y única.

Es una especie de “ Venecia del Norte” ( mil puentes y casi cien kilómetros de canales); es el Barrio Rojo, es  los coffe shops, es los mercadillos y mercados, es fría y cálida a la  vez, distante y cercana, cerveza y vino, cuadriculada y abierta,  que te entra por los ojos y la nariz, que no te va a dejar indiferente si te acercas a ella sin estereotipos: Maravillosamente es Ámsterdam.

Si llegáis en tren, al salir de la Estación Central quedaréis impresionados con el aparcamiento de cientos, miles de bicicletas, el vehículo mas usado en la ciudad, y el que tiene preferencia en la circulación, y con las que debemos tener  mucho cuidado, porque  muchas no tienen freno. Las barandillas metálicas de muchos puentes también están atestadas de ellas,  muchas abandonadas. En muchos puntos de la ciudad es posible alquilarlas. Todo un espectáculo y una forma ideal de conocerla.

                     Como lo es alojarte en una de las mas de dos mil casas flotantes, una experiencia para vivir mas intensamente Ámsterdam; para alquilarlas ver “ House Boat Museum“; aunque hay muchos y excelentes hoteles, de todas las categorías y precios, caros normalmente. Una vez aposentados, empezamos a recorrerla: Quizás podrías iniciarla visitando la Casa Museo de Ana Frank, donde conoceréis de primera  mano los  horrores que sufrieron esta familia — un ejemplo de tantísimas otras– durante la terrible ocupación nazi. Conmocionados, salimos a la calle Prisengracht donde veremos las mejores vistas de la ciudad,  desde lo alto de la torre de la cercana iglesia de Westerkerk;  y, un poco mas adelante, llegaremos a la Estación Central donde podremos tomar un tren que nos lleve a algunas de las cercanas y bellas ciudades de La Haya, Utrecht, Voledam…

                   Pero, como apenas hemos visto la capital, recomiendo navegar en uno de los múltiples barcos turísticos,  a través de  los canales  para  admirar la ciudad desde una óptica distinta e imprescindible para  meterte en su vida; donde es posible comer o cenar a la luz de las románticas velas. Bajando y volviendo a sus calles, en pleno Barrio Rojo nos espera el diferente museo Amstelkring y una curiosa iglesia en su interior, la de Oude Kerk, construída en 1302, admirando sus vidrieras y el techo, no utilizada  siempre para el culto ; o visitar el  museo Rembrandt, en la misma casa donde nació y trabajó este fundamental maestro del Siglo de Oro holandés;  admirar el Begijnfoh, un barrio de casas distintas creado para acoger a la orden religiosa de las hermanas beguinas, donde se encuentra la casa mas antigua de Ámsterdam y una curiosa iglesia para, desde aquí, acercarnos a la Plaza Leidseplein; con mucha marcha donde artistas callejeros, restaurantes, bares, teatros… nos acogerán y  ofrecerán lo mejor de su amplia oferta, sobre todo de noche.  Pero, si quieres algo mas relajante, por la calle Singer, llegaremos a la Plaza Spui, acomodándonos en alguna terraza.

 

                  Ámsterdam es una ciudad green, no sólo porque las bicis han desplazado a los coches, y por los cuidados parques como los de Vondelpark, el mas  grande y conocido,;el curioso Hortus Botánicus, uno de los mas antiguos y bonitos de Europa;  el Westerpark o el Rembrandtpark,  con las estatuas en bronce a tamaño real de uno de sus cuadros mas conocidos, la  “Ronda de Noche”, que hubo que esconder de la rapiña nazi, como tantos otras miles obras de arte en toda Europa.

 

Si eres de mercados y mercadillos, están en el sitio ideal para disfrutar a tope: el mas turístico,  Waterlooplein Flea Market ( artesanía, ropa, curiosidades…) ; Floatings Flower Market, donde no podrás ir los domingos porque está cerrado; el Albert Cuyp, también cerrado los domingos, y que es el mayor mercado europeo al aire libre, por lo que encontrarás cualquier cosa que busques;  o el flotante en las gabarras del Mercado de las Flores, donde comprar plantas, flores… o bulbos de tulipán, su icono, de diversos aspectos y colores, excelentes souvenirs para regalar al volver.

 

                  La verdad que ver, lo que se dice ver, estamos viendo muchas cosas y, a estas alturas, estamos un poco hambrientos y tenemos seca la garganta. Pues nada, a solucionarlo, visitando Heineken Experience, una exposición interactiva sobre la historia y todo lo que rodea a esta conocida y rica cerveza; o ir hasta uno de los ocho molinos que se conservan en la ciudad, concretamente al Brouwerij`t, donde tomaremos cualquiera de sus seis tipos de cervezas, o todas, mientras nos reponemos con queso y embutido holandeses. En muchas calles, plazas y mercados, es posible comer en puestos callejeros, degustando sus excelentes arenques crudos , acompañados de cebolla y pepinillos(maatjes haring)  que se comen sujetándolos por la cola y metiéndolos enteros en la boca; patatas fritas (patat), quesos (kaas)…, pero está prohibido beber cervezas (pils) o alcohol en la calle, así que tendrás que acompañarlos con un triste refresco.

                                                                                 ¿ Qué nos queda por ver? Pues mas, mucho mas y estupendo.

 

 

Todavía no hemos ido a su plaza principal, la Dam, donde está el grandioso Palacio Real y otros edificios históricos, como la iglesia Nieuwe Kerk, la iglesia nueva; y, muy cerca, cruzando el canal por la calle Damstraat entraremos de lleno en el archiconocido y  nocturno Barrio Rojo, con sus casas y escaparates iluminados para ofrecer sus “servicios”, porque aquí la prostitución es legal..; aunque, también, hay otra gran oferta, de Coffe Shops, restaurantes, o  los famosos Cafés Marrones, por su interior de madera, donde beber estupendas cervezas, el jenever ( especie de ginebra), y degustar las bitterballen, albóndigas de carne picada con mostaza.

 

La capital de los Países Bajos es una ciudad muy culta, acogiendo a algunos de los mejores Museos europeos, todos en su corazón cultural:  en el parque Museumplein. Aquí están el Rijksmusseum, con una impactante colección de cuadros del Siglo de Oro holandés;  el Vang Gogh, dedicado en exclusiva a la pintura que representaba la atormentada vida interior de Vicent; y el Stedelijkmuseo de arte moderno y contemporáneo muy importante en el mundo, o el Museo de la Ciencia, el NEMO.

                            No son baratos, aunque es posible comprar bonos que rebajan el coste, o la tarjeta  I amsterdam city card ;  y la elección de ellos corre por su cuenta. Como el recorrido anterior,  que en nuestro caso fue de cinco días completos; y, en función del presupuesto de cada uno,  alargarán o acortarán este recorrido. Aunque, háganme caso, diseñe su propio recorrido y no sea muy rígido.

Es precioso perderse entre las intrincadas calles, canales, plazas… de esta bellísima ciudad de ÁMSTERDAM; e intentar conectar con sus amables habitantes; porque,  aunque su idioma sea endiablado, sabremos buscar soluciones, porque merece la pena. Y mucho.

Empecé con Sabina, termino con él. Yo, por mi parte, hago mías sus palabras:

… al lugar donde has sido feliz, no deberías  volver…”

¡¡¡ Buen viaje !!!

 

 

 

 

2017-09-24T09:43:21+00:00 24-septiembre-2017|Gastronomía, General, Rincones, Viajes|

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Avada WordPress Theme